25 marzo, 2020
Por Redacción

#PararParaSeguir · #QuédateEnCasa

Existe un grupo en Telegram con más de dos mil personas que trabajan a contrarreloj para crear un prototipo de respirador que pueda ser replicado en impresoras 3D, una tecnología que permite realizar réplicas de diseños en tres dimensiones. El canal ‘Coronavirus Makers’ se creó el viernes 13 a las 11.30 h de la mañana y, una semana después, ingenieros, médicos y diseñadores 3D trabajan en código abierto para solventar uno de los principales problemas del sistema sanitario: la escasez de respiradores para personas ingresadas por coronavirus.

Las estimaciones oficiales calculan que el 3% de los ingresados necesitarán el uso de ventilador. Actualmente hay 35.000 contagiados, casi 1.200 personas que precisan de un ventilador automático y las unidades del sistema nacional de salud son insuficientes. El grupo de Reesistencia Team está estructurado en subgrupos y, los líderes de cada Comunidad Autónoma están coordinados con los consejeros de sanidad para agilizar el trabajo y conseguir lanzar el producto en el menor tiempo posible.

Diferentes empresas se han sumado de forma altruista para donar y enviar el material necesario a diferentes puntos de España (pantallas de acetato, filtros, válvulas, transporte, mensajería) y poder imprimir los respiradores en 3D en el menor tiempo posible. Por su parte, Sanidad se hará cargo de una pieza fundamental para lanzar el producto y que, hasta ahora, les ha resultado imposible de conseguir: los circuitos respiratorios Mapleson. ‘En circunstancias normales, pediríamos las unidades por Amazon y no habría problema, pero, obviamente, ahora no se puede y el apoyo de las autoridades sanitarias está siendo clave’.

La persona que explica la estrategia es Ramsés Marrero, médico residente en el Hospital Nuestra Señora de la Candelaria en Tenerife y uno de los líderes makers de este proyecto. Marrero ha sido una figura clave para organizar a 2.000 personas de forma virtual y desarrollar en tiempo récord la demo que ha sido entregada ya a las autoridades sanitarias para que le den luz verde y empezar a producir el producto.

Es demasiado pronto para calcular el número de respiradores que se podrán producir diariamente, pero, según los cálculos que maneja Ramses Marrero, cada impresora 3D puede producir dos respiradores al día y, aproximadamente hay 2.000 personas voluntarias con todo el material para poder imprimir. ‘Siendo muy conservador, y quiero ser conservador para que este proyecto no sea frustrante, calculo que podremos producir 100 respiradores cada 24 horas’.

Esta semana es clave. Si la demo funciona perfectamente, empezará la producción de respiradores para ser enviados a los hospitales más necesitados. Madrid y Barcelona son prioridad, pero los aparatos se distribuirán según las necesidades de cada momento. ‘Durante la crisis de la gripe A existió una iniciativa similar que se quedó en una fase preproductiva, no vio la luz porque finalmente no hizo falta. Ahora sí hace falta y conseguiremos aliviar el sistema sanitario’. Marrero cuelga el teléfono, está de guardia y también faltan médicos.

Este reportaje forma parte de un documento sobre marcas en tiempo de crisis desarrollado por el departamento de estrategia de PS21 e incluido en el proyecto #PararParaSeguir. Puedes consultar el informe completo y actualizado en este LINK

Ver todos los artículos