Trends21 aporta una nueva visión a la consultoría de tendencias. Analizamos las grandes fuerzas que transforman negocios, sociedad y creatividad a través de las relaciones que se establecen entre ellos. Relacionamos datos y casos hasta detectar patrones de comportamiento. Separamos las anécdotas de lo relevante para entender cómo y por qué se dan estos cambios, ofreciendo un conocimiento útil para C-Levels, responsables de marketing, producto, marca e innovación. Una visión inspiradora sobre modelos de negocio que están transformando categorías con ejemplos de innovación en comunicación, interacción de las compañías con su entorno cultural, el impacto de la tecnología en las relaciones entre marcas y personas desarrollando las claves más importantes que cualquier compañía debería integrar en sus planes estratégicos a corto y medio plazo.

Aquí tienes el informe de tendencias completo con los ejemplos para que te lo puedas descargar. Esperamos que lo disfrutes y que puedas aplicar estos insights a tu día día. Si quieres una sesión especial con más profundidad sobre tu industria, categoría o marca, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Si en los últimos años ha surgido un modelo de marcas disruptivas, este ha sido el de las marcas direct to consumer, un modelo que implica una relación y una transacción directa entre la marca y los consumidores, eliminando al retailer como intermediario. Hoy existen marcas DTC que desafían el dominio de las grandes marcas tradicionales en gran cantidad de sectores, gracias a un modelo de negocio que les permite controlar toda la cadena de valor, desde la fabricación hasta la distribución del marketing, teniendo el control de los datos del consumidor. Sin embargo, las grandes compañías ya no son ajenas a este modelo, y empiezan a integrar tanto aprendizajes sobre su forma de actuar, como directamente a compañías DTC dentro de su estructura, aportando la escala y los recursos a un modelo que está cambiando las reglas y redefiniendo el estándar sobre lo que la gente espera de una marca.

Jet Jet nació como una startup de retail enfocada en ayudar a la gente a ahorrar con sus compras hasta que fue adquirida por Walmart por 3,3 billones de dólares. Actulmente forma parte en su ecosistema de e-commerce con el propósito de humanizarlo, donde se integra con otras startups adquiridas por Walmart como Parcel.

Dollar Shave Club Tras ser adquirida por Unilever en 2016, Dollar Shave Club ha pasado de ser un simple servicio de suscripción a cuchillas de afeitar a plantearse como una alternativa potente para conquistar el mundo del cuidado masculino gracias al apoyo de la multinacional.

Estamos viviendo el principio de una era en la que la tecnología poco a poco comienza a alejarse de las pantallas, y toma una nueva forma a través de las interfaces de voz. Sin embargo, los retos que supone y las oportunidades que abre esta nueva forma de interactuar, van mucho más allá de la tecnología. ¿Hasta qué punto debe ser ética la relación con un asistente de voz? ¿Cómo se gestionan los datos de nuestras interacciones? ¿Podemos confiar en las marcas para que entren a escuchar en nuestras casas? Aunque apenas hemos comenzado a definir el nuevo rol de las interacciones por voz en nuestra sociedad, ya surgen preguntas y cuestiones que es necesario abordar en un contexto en el que las marcas y las compañías están adoptando esta nueva forma de relacionarse con sus audiencias.

Google My Line ¿Los voice assistants deben tener un rol realmente diferencial y relevante? Google My Line que permite a los habitantes de Colombia sin acceso a internet acceder a toda la información de la plataforma a través de una simple llamada de teléfono gracias a la interfaz de audio de Google Assistant.

Conseguir, mantener y gestionar la confianza de la sociedad se ha convertido en una de las piedras angulares de la construcción de marcas y los negocios modernos. Sin embargo, vivimos uno de los momentos históricos en los que esta confianza se encuentra bajo mínimos. Desconfianza en las marcas, en la seguridad de los datos, en la información que consumimos e incluso en las instituciones públicas. Sin embargo, esta desconfianza está cambiando la forma de comportarse de la gente, que ha tomado conciencia y pasa de simplemente desconfiar, a buscar una confianza activa, a la hora de consumir y contrastar información, compartirla, y amplificarla, recuperando el control sobre sus datos, y buscando aliados en las compañías en las que más confían para cambiar el sistema.

NYT The truth is worth it Dentro de su plataforma de marca sobre la verdad, la última campaña del New York Times habla de los complejos procesos que sufren sus reporteros hasta descubrir la realidad detrás de las noticias.

Nuestras vidas están cada vez más interconectadas, estamos más ocupados, y tenemos más opciones. Con la tecnología, con gente cada vez más diversa, con un volumen de información y de estímulos nunca antes visto… Tenemos más posibilidades de elegir que nunca, y esto está definiendo un nuevo modo de vida que supone movernos y cambiar entre los polos opuestos del espectro de decisión. Vivimos en un mundo de extremos temporales. La sociedad se polariza. Y ante esto las marcas no pueden tratar de quedarse en el medio, sin posicionarse, si no quieren pasar completamente desapercibidas. En un mundo en el que la gente está adoptando nuevos patrones de comportamiento que les permiten tenerlo todo, a veces es necesario apelar a los extremos, para conseguir la atención de la mayoría.

Nike Believe in something La campaña de Nike con el ex-quarterback de los SF49ers Colin Kaepernick, desató una ola de críticas y boicots contra la marca, entre otros del presidente Trump, por posicionarse en una cuestión controvertida. Sin embargo, el riesgo en última instancia tuvo su recompensa: el retorno calculado fue de seis billones de dólares.

Aunque parezca una paradoja después de haber hablado de la polarización, la interrelación entre culturas, industrias, sociedades y negocios, está haciendo que cada vez más unas absorban elementos de las otras, sus diferencias y barreras empiezan a desdibujarse, y cada vez es más complicado definir los parámetros que separan a las unas de las otras. Esto provoca que los límites entre las industrias del lifestyle y el entretenimiento, el arte y el marketing se crucen y se rompan. Pero más allá, a nivel social, obliga a redefinir conceptos como el género, la edad, o la raza. Un nuevo paradigma de flexibilidad y convergencia que cambia las reglas del juego para las marcas, que deben ser capaces de interactuar con su entorno como nunca antes para ser capaces de seguir el ritmo de la sociedad en la que viven.

SXSWestworld Tras generar titulares de PR a nivel mundial con Fearless Girl, varios estudios demuestran que State Street Advisors, la marca detrás de la acción, vota en contra de resoluciones por la igualdad en las instituciones en las que participa

Desde hace años defendemos que las marcas deben tener un rol con la sociedad y los entornos con los que se relacionan. Sabemos que no es una simple cuestión de altruismo, sino que cada vez más se demuestra que tiene una correlación con los resultados de negocio. Sin embargo, hay una fina barrera entre utilizar el propósito de marca como una simple estrategia oportunista de comunicación y que realmente el propósito de la compañía alinee su negocio y el impacto que tiene en el mundo. Con un consumidor cada vez más consciente y concienciado, veremos una ola de reacción con las campañas oportunistas, a la vez que premiaremos a las compañías que realmente se comprometen y se alinean para liderar la lucha en las causas que nos importan. Los plásticos de un solo uso, la movilidad del futuro, la redefinición de los roles de género, el acoso y la violencia o la transformación de la educación, son solo algunos de los ejemplos de causas donde las marcas tienen el potencial de convertirse en una fuerza para el cambio.

Fearless Girl Tras generar titulares de prensa a nivel mundial con Fearless Girl, varios estudios demuestran que State Street Advisors, la marca detrás de la acción, vota en contra de resoluciones por la igualdad en las instituciones en las que participa.