Logotipo PS21
La gente miente. Esa es la única verdad

30 mayo, 2020
Por Redacción

Ninguna tendencia es eterna y los comportamientos humanos fluctúan más que la bolsa de Nueva York. Nos gusta creer lo que pensamos, pero nada es lo que parece o, al menos, no todo es lo que parece. Os compartimos seis verdades sobre el comportamiento humano, que, en principio, parecen mentira.

1. La gente miente. ¿Te gusta el reggaeton? Claro que no. Ni a ti, ni a nadie. De hecho, es probable que nadie de tu entorno reconozca que le gusta el reggaeton. Sin embargo, el 90% de la lista de las 50 canciones más escuchadas en España es reggaeton. La gente miente, definitivamente. Hemos aprendido que es mejor observar a la gente que preguntar a los consumidores.

2. Los millennials son los padres. Es fácil caer en estereotipos y considerar a los millennials -nacidos entre 1981 y mediados de los 90- espíritus libres, defensores de causas globales, egocéntricos e impacientes. Pero los millennials han crecido: ya no son ninis, niños, ni soñadores, en cinco años serán el 75% de la población activa mundial, sus patrones empiezan a parecerse más a los de generaciones anteriores y, alrededor del 40% ya son padres. Huyamos de las etiquetas. La gente es indefinible.

3. La televisión es dios. Lo sentimos, pero es así. La televisión lineal todavía es lo que mejor funciona. No lo decimos nosotros, lo dicen los datos y los datos no mienten. Durante el estado de alarma, España registró el mayor consumo de televisión de toda su historia: Pedro Sánchez consiguió reunir durante su comparecencia a 18 millones de personas. Esta intervención se convirtió en la más vista, por delante de los penaltis de España-Italia de la Eurocopa de 2008 y la prórroga de la final del Mundial en 2019 entre España y Holanda. Antes de matar la televisión, observa bien si respira.

4. La gente no es racional. El 95% de nuestras decisiones se gestan en el subconsciente. Tomamos decisiones incluso antes de tomar la decisión y, por lo tanto, somos más emocionales que racionales. Así que, si piensas en impactar, apela a las emociones.

5. Si no hackeas, no impactas ¿Sabes a qué velocidad puede llegar a correr un leopardo? Por supuesto que no: 58 km/hora. Pero, si buscamos esa información, Google tiene las respuestas. Cualquier persona puede, solo necesita Internet. Por eso, no informes, conecta. Si solo me dices que el leopardo corre a 58 km por hora, es un dato frío. Si le pones una GoPro al leopardo y me haces vivir en primera persona esa velocidad, me entretienes. Conectas. Cuenta lo que importa a la gente. Hackea la cultura.

6.  Aprende de la competencia y haz lo contrario. Si quieres impactar, no copies. A la gente le aburre misma idea en bucle. Un estudio de Kantar demuestra que si tu publicidad se diferencia de la competencia, tienes un 90% más de posibilidades de vender a corto plazo. Eso hicimos con KFC: en vez de gente felicísima mordiendo comida en un restaurante, superhéroes y disparos. 

Todo cambia, excepto esto: la creatividad es la mejor herramienta para enganchar al consumidor

Ver todos los artículos